Radar: Hacia la soberanía energética. Un camino de oportunidades

untitled
Xabier Zubialde Legarreta sintetiza el mensaje de su libro Hacia la soberanía energética en un breve e informativo artículo: Hacia la soberanía energética. Un camino de oportunidades. Como en toda soberanía, el quid de la cuestión radica no en un resultado determinado que suene bien (digamos por ejemplo energías alternativas) sino en la capacidad de tomar consciencia sobre los problemas y participar juntos en la búsqueda de nuestras propias soluciones. El consumo de energía y el control de su producción condicionan nuestra vida diaria y los principales problemas mundiales.

Una perla para hacerse una idea:

“La energía no es la causa del problema, es sólo la consecuencia del problema. La sociedad pide y el modelo energético da.”

Y otra:

“Me atrevo a afirmar que en la dictadura franquista había más soberanía energética que en la actualidad: la leña, redes eléctricas públicas y municipales, el carbón, molinos de molienda, batanes, centrales hidráulicas públicas y colectivas, animales de carga y un largo etcétera. Sin lugar a dudas, a nivel cualitativo y cuantitativo se podrían hacer muchas más cosas sin pasar por la caja de ningún oligopolio.”

El artículo (y deduzco que el libro) respira el principio espiral en estado puro. Altamente recomendable. Gracias Xabier, 15/15/15 y Txalaparta.

Radar: Pensando la locura desde su margen

img-20170207-wa0009
Cuidados Mutuos, por Juan Monente. Algunos derechos reservados. Fuente: Fliparte GAM.

Irene Hernández Arquero explica en Pensando la locura desde su margen cómo personas afectadas por el sufrimiento psíquico, la salud mental y la locura pueden mejorar su situación convirtiéndose en activistas de su propia causa y otras, conectadas en grupos de apoyo mutuo. Primero para librarse de un mal que puede ser peor que la propia locura: el paternalismo y la exclusión impulsados por la psiquiatría institucional, reforzados por los prejuicios y la desinformación en la que caen sus familiares, conocidos y el resto de la sociedad. Segundo para utilizar la autonomía, el empoderamiento y la colaboración entre iguales como una terapia de choque mucho más enriquecedora que el internamiento y la medicación.

“(…) Porque llevamos mucho tiempo invisibles, dentro del armario, porque no somos enfermas, somos humanos diversos, somos multitud y estamos muy hartas de ser considerados inferiores. Porque también somos simpáticos, listas, atractivos, profundas, muy creativas y amorosos, aunque seamos un poquito más raras que los demás…”

He aprendido mucho sobre “lxs diversxs mentales” leyendo este artículo que recomiendo. Entre sus lineas se respira el principio espiral en estado puro. Muchas gracias a Irene, Flipas GAM y Mad in America.